Raúl Jiménez
CEO & Fundador
Minube

Cada destino es la cara del alma de sus ciudadanos y viajeros

Cada día, pequeños gestos hacen que sucedan grandes cosas. Como si de un efecto mariposa se tratara, millones de viajeros recorren el mundo buscando su próximo destino, su siguiente alojamiento, un nuevo menú, una actividad original o simplemente un lugar desde el que ver una puesta de sol. Y cada decisión tiene su influencia en todo el ecosistema. Al “otro lado”, miles de personas, responsables y trabajadores de destinos, hoteles, restaurantes, agencias, plataformas online o medios de comunicación muestran su oferta para tratar de convencerles de que su opción será una de las mejores decisiones que tomarán en su vida. ¿Pero qué les une?

Más allá de las reglas de la economía de mercado, donde el precio determinaba la decisión de compra, los viajeros del siglo XXI han abanderado una nueva demanda propiciada por un cambio de mentalidad: quieren destinos y negocios responsables, sostenibles, coherentes con una forma más extendida, que no nueva, de pensar, más transparentes, con los que poder hablar y co-crear un mundo mejor. Quizás para muchos clientes no aparezca el adjetivo “sostenible” junto al destino, pero de forma implícita esperan algo más por parte de la industria turística.

Y es que la responsabilidad de conseguirlo está en todos nosotros. Hace 8 años, cuando un grupo de emprendedores decidimos lanzar minube, asumimos un compromiso: queríamos crear una plataforma de viajeros para viajeros, donde cada uno de ellos pudiese compartir aquello que realmente le había emocionado en su viaje, para así inspirar a otros a vivir una experiencia similar. Y también donde confluyeran de forma armónica las propuestas de los destinos, empresas y agencias, y que casaran con la “nueva demanda”.

Lejos de querer asumir el protagonismo, nuestro mayor aprendizaje ha sido que gracias a la colaboración entre miles de profesionales, instituciones, pequeños negocios, administraciones públicas, así como una comunidad de viajeros muy activa, se han conseguido grandes avances. Y hemos querido formar parte de ese proceso.

Como muestra un pequeño botón: nuestra plataforma incorporará en sus próximos Social Destination Awards la categoría de Destino más Responsable.

Pero más allá de este gesto simbólico, hemos puesto en marcha el movimiento clearning online y offline minube School, una iniciativa paraguas denominada donde aunar todos los aprendizajes adquiridos, para así sumar más caudal a la corriente mundial liderada por las Naciones Unidas y la OMT, que está marcando las bases de lo que será nuestro mundo en los próximos años, a través del “cincel del turismo”. 2017 será el Año Internacional del Turismo Responsable y nuestra labor debe ir encaminada a conseguir cada uno de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) marcados en los Global Goals de la UNWTO, entre ellos el Objetivo 11: Ciudades y comunidades sostenibles.

En este proceso, la industria turística ha asumido un papel principal, pues no podían pasar por alto la Revolución de los Viajes Sociales ya en marcha, y multiplicada gracias al efecto de Internet, las plataformas sociales y las propias redes sociales. Sin olvidar los movimientos “offline”, con iniciativas sobre el terreno de personas anónimas junto a instituciones, ONGs y otros colectivos que han puesto sobre la mesa aquello que necesitamos cambiar.

Sensibilización de colectivos, inclusión de aquellos más desprotegidos, desfavorecidos u olvidados, coherencia en las propuestas de desarrollo de un tejido empresarial ligado al turismo, donde se concilian las aspiraciones del mercado local con los objetivos de negocio de compañías extranjeras, protección de los derechos de la infancia, empoderamiento de los profesionales, intercambio cultural, … Todos son aspectos ligados a los destinos más responsables y sostenibles. La misión de empresas tecnológicas como la nuestra es aportar las herramientas necesarias para que el diálogo entre viajeros y destinos o negocios se produzca a través de Internet y sirva de mesa de diálogo para enriquecerse mutuamente.

Según las conclusiones de algunos de los profesionales participantes en nuestro Libro Blanco sobre el Turismo Responsable y Sostenible, cuya lectura recomendamos, uno de los aspectos que más debemos cuidar es la escucha activa a través de Internet y las plataformas y/o redes sociales, para entender lo que nos piden, pero también fomentar la comunicación y difusión de las acciones emprendidas por empresas y destinos para implicar a los viajeros en la consecución de los objetivos perseguidos.

Pero no nos confundamos, no se trata solo de intervenciones en destinos alejados de nuestro hogar, sino que el movimiento comienza a la vuelta de la esquina de cada uno de nuestras ciudades y pueblos. Parte de ese movimiento de sensibilización y adaptación a la revolución de los viajes sociales debe producirse en nuestro ecosistema empresarial, en nuestra cultura, y de esta manera estaremos en disposición de afrontar con mayores garantías la creación de ese mundo mejor en toda su extensión.

El reto es importante, pero alcanzable. Al fin y al cabo estamos trabajando para dejar a nuestros hijos un legado que un día podrán disfrutar, como nosotros hicimos con esa puesta de sol en un destino perdido del mundo, y que nos gustaría preservar para ellos.

Diálogos en clave ODS
Minube – SEGITTUR

Buenas prácticas
Minube